Wiki Bleach FanLabor
Advertisement


La Guerra Interna Shinigami fue un evento que comenzó en 1920, que toma lugar en el Seireitei.

Preludio[]

Al morir su hermano mayor, Ichiei Furukawa, quien en ya en su momento ejercía como el capitán de la Duodécima División, dedicó muchos años de su vida a investigar distintos métodos para beneficiar al Seireitei. Sin embargo, toda su investigación llegaba siempre a una pregunta, ¿Qué pasaría si fuera capaz de hacerse con el poder del Rey Espíritu?

Sin embargo, sabiendo que para el mismo era imposible volverse poseedor del Ōken, comenzó a realizar un plan para hacerse con el poder de todos los planos creados por el Rey Espíritu, empezando así por el Gotei 13. Así, comenzó convenciendo a un shinigami en específico, de quien sabía sería fácil de manipular debido a su gran temor de ser asesinado a causa de su posición, el actual capitán de la Undécima División, Kenpachi Matsudaira, cuyo temor más grande era el tener que enfrentarse a un posible oficial suyo con mayor poder.

A sabiendas del poderío físico y espiritual de su familia, quienes actualmente se encontraban en altas posiciones, decidió primeramente jugar a espaldas de los mismos, empezando por incriminar a Kenjiro Furukawa, el joven oficial de la Undécima División, y a quien había adoptado a una edad temprana debido a su alto poder espiritual, por el asesinato de su mejor amigo, Kyosuke Izanagi, a sabiendas de que así se desharía de uno de los potenciales enemigos que tendría para su primer movimiento.

Kenjiro fue entonces encarcelado en el Muken, siendo obligado a cumplir una sentencia de mil quinientos años por el asesinato de Kyosuke Izanagi. Entonces, Ichiei comenzó a movilizarse con su títere principal, Kenpachi Matsudaira.

Desarrollo[]

Una vez Ichiei fue capaz de encerrar a quien consideraba uno de sus puntos débiles, comenzó a movilizarse primeramente atacando a dos de las divisiones con labores más importantes dentro del Gotei 13. Primeramente, atacó las comunicaciones del Gotei 13, es decir, la Quinta División, enviando un fuerte somnífero a sus cuarteles, provocando así que no se pudiera comunicar a todo el Gotei 13 sobre el posible combate que comenzaría a realizarse.

De la misma manera, Kenpachi Matsudaira comenzó a movilizarse en dirección a la Cuarta División, donde era necesario inmovilizar a todo el cuerpo médico de esta división. Sin embargo, a sabiendas de que los miembros de esta división son habilidosos usuarios del Kidō, Ichiei enseñó a Matsudaira un Kidō cuyo poder es reforzado por un campo de energía a base de tecnología desarrollada por Ichiei, provocando que este, junto a Matsudaira, fueran los únicos capaces de deshacer el mismo Kidō.

Aún así, mientras se alejaba de los cuarteles de la Quinta División, Ichiei fue interceptado por quienes él considerada había dejado inmovilizados por su somnífero, el capitán y la teniente de la Quinta División, Kagura Nō y Miyuki. Durante su combate, realizado en las afueras de la División, Miyuki utilizó el Tenteikūra, para notificar al resto de divisiones sobre el ataque de Ichiei hacia su división, sin embargo, una vez logró finalizar el comunicado, fue cortada en dos por uno de los cuerpos invocados por el Bankai de Ichiei. Así, al ver como su teniente fallecía frente a sus ojos, el capitán Nō intentó activar su bankai, para más tarde ser asesinado por las manos del propio Ichiei, quien lanzó su propia Zanpaku-tō al pecho del mismo, y más tarde lo cortó diagonalmente en todo su pecho.

En este punto, el Capitán de la Duodécima División ya era considerado un enemigo del Gotei 13, y sin embargo, no esperaba ver como varios capitanes de las divisiones interferirían en la situación, muchos de ellos aliándose a él mismo. Una de ellas fue la capitana de la Sexta División, Yukikaze Furukawa, quien era la hermana menor de Ichiei, y quien sabiendo que probablemente la primer persona que le buscaría sería su sobrina-nieta, la Capitana Comandante.

Movilizándose a una gran velocidad, Yukikaze interceptó a Alana Furukawa antes de que la misma fuera capaz de llegar a donde se encontraba Ichiei, bloqueando su paso con un Kuyō Shibari. Sin embargo, la Capitana Comandante quien en ese momento se encontraba en su forma gato, liberó gran parte de su poder espiritual para poder deshacer el Bakudō que la encerraba. Tras varios minutos de un combate potente, Alana decidió cambiar a su forma humana, que si bien sabía que no podía mantenerla por más de 12 horas, sabía que sería capaz de deshacerse de su tía abuela rápidamente. Activando su Shikai, Shijihi, Alana prosiguió a utilizar su control de energía oscura para consumir a su tía en un vórtice de oscuridad, y desapareciéndola de la existencia sin dejar rastro de la misma.

Mientras Ichiei se movilizaba en dirección a los cuarteles de la Primera División, donde planeaba liberar a múltiples prisioneros con la finalidad de comenzar su festín del caos. Fue interceptado por Zaiko Musashi, quien le indicó que creía en él, y por lo tanto pelearía a su lado. Así, Ichiei lo envió a asesinar a cada uno de los miembros de la Cámara de los 46, con la finalidad de poder tomar sus cuerpos y el control de las leyes de la Sociedad de Almas.

Ichiei no fue el único en pensar así, el capitán de la Décima División, Rin Kyōmei se había movilizado a esta zona, presintiendo justamente que el genio del Gotei 13 atacaría a los sabios. Interceptando a Zaiko, ambos Shinigami pelearon por más de una hora, utilizando sus Shikai, principalmente porque no deseaban tener que recurrir a la utilización de algo tan peligroso como sus bankai; sin embargo, al ver como Zaiko comenzaba a tener la ventaja, Rin decidió recurrir a utilizar su bankai, Kajūden Kaen Hōshaki, calcinando así al capitán de la Novena División. Sin embargo, las heridas del capitán Kyōmei eran de gran peso, provocando que tras asesinar a su compañero, sucumbiera ante sus heridas, pero sin perder su vida.

Al recibir tal anuncio, el capitán de la Segunda División, Shisōka Yamashita, comenzó a movilizarse en dirección a Ichiei, no sin antes ser interceptado por su teniente, Keiko Natsuki, quien le interrogó para saber si cumpliría su misión como Jefe del Ōnmitsukidō. Ante la negativa del capitán, Keiko decidió enfrentarlo, si bien sabía que sus capacidades para el combate estaban muy por debajo de su capitán, su dignidad como miembro del Gotei 13 no iba a quedar borrada por un mero capricho. Keiko peleó arduamente contra su capitán, y si bien sus heridas eran prácticamente mortales, no fue si no hasta que Keiko activó su Bankai, que fue capaz de acabar con la vida de su capitán.

Al mismo tiempo que esto sucedía, el teniente de la Sexta División, Kodoku Zen se movilizaba en dirección a la Cámara de los 46, puesto que se le había ordenado seguir al capitán Musashi, y ayudarle en su tarea de acabar con la Cámara. Al llegar a esta localidad, se percató del fallecimiento de dicho capitán, y además encontrándose con el ensangrentado capitán Kyōmei. Dispuesto a acabar con la vida del capitán, de quien asumió se encontraba en el bando enemigo, tomó su katana y justo cuando lo iba a empalar, fue detenido por la teniente de la Duodécima División, Mizuki Izanagi, quien llamó su atención tocándole el hombro. Asumiendo que la joven shinigami estaba en su bando, Kodoku bajó su guardia, para al instante notar como la joven Mizuki comenzaba a sanar las heridas del capitán. Tratando de evitar que esta siguiera su objetivo, Kodoku activó su Shikai, aunque al instante el cuerpo del teniente Zen sucumbió. La teniente Izanagi explicó que colocó un potente veneno al momento en que le tocó el hombro, ya que no planeaba pelear con él, únicamente sanar al capitán. Al instante, activó su Zanpaku-tō, Shijaku, provocando que el veneno dentro del teniente Zen le deteriorara por completo sus órganos internos, y acabando así con la vida de este.

Ichiei dio al capitán de la Séptima División, Kazuo Hariken, la tarea de mantener vigilados los cuarteles de la Quinta División, para asegurarse que nadie llegara a despertarles nuevamente. Para su sorpresa, el entonces teniente de la Tercera División, Taisei Tsubasa, apareció frente al mismo, indicándole que el teniente Kiyoshi había fallecido. Para su sorpresa, Kazuo le indicó que él mismo lo había asesinado para que no interviniese con los planes de Ichiei. El teniente Tsubasa comenzó una ferviente lucha contra el capitán, abrumándolo con la potencia de sus habilidades, y así, acabando con la vida del capitán más rápido de lo esperado.

Cuando la capitana comandante, Alana Furukawa, finalmente logra encontrarse con su abuelo, Ichiei Furukawa, ambos comienzan un combate donde la joven capitana le cuestiona sobre cuanto de su vida había sido una mentira, y sobre desde hace cuanto había estado planeando ese golpe de estado. Dándole una sorpresiva respuesta, donde le indicó que desde antes del nacimiento de la capitana, la Capitana Furukawa decide utilizar su bankai, para ser instantáneamente bloqueada y congelada por el mismísimo cascabel ubicado en su pecho. Al ver como su abuelo señalaba a su pecho, le indica que conociendo el poder de su nieta, habría sido incapaz de derrotarla si esta activaba su bankai, por lo que diseñó el cascabel para sellar por completo su reiatsu y cuerpo si utilizaba el bankai contra Ichiei, provocando así que la capitana comandante sucumbiera ante el poder de su abuelo, quien a su vez le indicó que, seguía teniéndole cariño, y no la asesinaría, siempre y cuando no continuara interviniendo.

Conclusión[]

Una vez la capitana comandante sucumbió ante el cerebro de Ichiei, este vio su meta cumplida. Sin embargo, unos cuantos minutos después, sintió la fuerte presión espiritual de la Guardia Real. Para su sorpresa, Mizuki Izanagi se encontraba parada frente a su capitán, a quien le indicó que la misma sabía los métodos necesarios para que la Guardia Real llegara, así como el hecho de que la joven ya sabía exactamente cuando el ataque de Ichiei ocurriría, y que por lo tanto, había notificado a la Guardia Real desde el momento en que Ichiei había salido de su habitación en la mañana.

Para su sorpresa, Ichiei fue interceptado únicamente por un miembro de la Guardia Real, ante el cual se vio incapaz de enfrentar, puesto que lograba destruir sus cuerpos en cuestión de segundos. Sin embargo, para sorpresa del miembro de la División Cero, Ichiei abrió una Garganta, escapando así a Hueco Mundo. La División Cero indicó que no lo seguiría ya que, conociendo los métodos de Ichiei, este probablemente tenía algún tipo de guarida secreta en cada uno de los Mundos.

Resultados[]

La Guerra Interna Shinigami, como los libros de la Academia Shin'ō han optado por llamarle, dejó graves secuelas a la Sociedad de Almas. Por ejemplo, el capitán Shūhei Ichiyoku había sido una de las primeras víctimas de Ichiei, puesto que fue un observador de como el mismo asesinaba al alto mando de la Quinta División. Además de que el capitán Hirogen Motoki había sido asesinado por el capitán de la Segunda División.

El Gotei 13 resultó con siete capitanes fallecidos, un capitán completamente inmovilizado e incapaz de continuar con sus tareas como capitán y un capitán que dimitió, teniendo así nueve bajas, a la cual se le añadía la baja del capitán de la Octava División que todavía no se había llenado desde hacía diez años. Dejando así únicamente a 3 capitanes con vida: Alana Furukawa, Mitsuki Katō y Kenpachi Matsudaira.

Batallas[]

Advertisement