Wiki Bleach FanLabor
Advertisement
ARTÍCULO EN CONSTRUCCIÓN: 107 En construccion.gif

El usuario Magi-Mari está trabajando actualmente en este artículo, se te solicita que no lo edites, si tiene algún error comunícaselo a algún Administrador.

Gotei13.svgEl uso de este artículo es restringidoGotei13.svg
El artículo Yǐn Lìhuá, pertenece a Magi-Mari

Introducción
Poderes y Habilidades

Yǐn Lìhuá (尹丽华 Yin Lihua) es la actual teniente de la séptima división, bajo el comando de Masao Tōjō, tambien conocida como La sirviente del demonio (悪魔のしもべ Akuma no shimobe) o La gnomo gruñon (不機嫌そうなノーム Fukigen-sōna nōmu) es la que ayuda estrictamente a mantener el orden y el cumplimiento de las tareas dentro de la división y a pesar de conocer los apodos que sus compañeros le pusieron, sigue manteniendo su actitud, debido a esto muchos se preguntan si en la vida privada la teniente es de la misma manera o ocultara algo. 

Apariencia[]

Yin posee un cabello castaño oscuro que le llega a hasta a la mitad de la espalda cuando está suelto pero en general le gusta recogerlo un poco con un par de trenzas a los costados y un Kanzashi Kushi que su hermano le regalo hace ya bastante tiempo, ademas tiene un flequillo bastante largo que le llega hasta el mentón que suele dividir por la mitad para dejarlo a los costados, porque según ella le da un aspecto mas formal y serio.

Con su piel color beige, cejas arqueadas y sus ojos verde azulados forma una expresión seria que se mantiene a los ojos del Gotei, y cuando ella está en presencia de los demás capitanes y tenientes prácticamente se vuelve inexpresiva. En cierto momento de su vida esta expresión era usual en Yin, ya que durante sus partidas de Go contra sus intentos de futuros esposos, ella solía intimidarlos de esta manera.

Por lo general no suele usar ropas con colores muy llamativos ya que según sus palabras, debe reflejar tranquilidad y prudencia, por lo tanto en sus momentos libres suele llevar un kimono color celeste cielo con un obi color cerúleo bastante discreto que si bien tiene flores como detalles casi no se llegan a distinguir, recubriéndolo con un abrigo que le llega hasta las rodillas color blanco de mangas anchas adornado a su alrededor con flores plateadas que dejan apreciar la figura de la teniente en su kimono.

En completa

Dé wēi practicando con las chicas

contra parte de lo que Yin es cuando esta en su papel como teniente, cuando se cambia a su lado masculino, tanto su cabello como su manera de vestir cambian dramáticamente, pasando de tener un cabello fino y bien arreglado a uno completamente alborotado, con mechones color rojo en su flequillo y los costados, que Yin de alguna manera se las ingenio para que se vea corto. Su expresión facial cambia a una mas coqueta con una sonrisa tierna y ojos llamativos a la vista de las damas que cambian de color gracias a cierto articulo que compro en uno de sus viajes a al mundo humano, ademas su ropa cambia a colores mas cálidos utilizando un tangzhuang sin mangas que cubre parte de sus muslos siendo rojo y negro con detalles dorados en los bordes del cuello, los prendedores y los orificios donde salen los brazos, dejando ver que si bien son pequeños están tonificados ambos con un brazalete en las muñecas haciendo juego con la prenda, a su vez Yin coloca un cinturón rojo con cuerdas de oro para acentuar sus caderas atándolo como moño a su costado izquierdo. En conjunto con esto utiliza un pantalón azul índigo con una raya roja en la mitad un poco holgado y cubriendo ambas pantorrillas con un par de botas azul marino.

Personalidad[]

En principio Yin se muestra como una mujer tranquila que se toma muy en serio las cosas a su alrededor, cuando vivía con su familia ella solía tener discusiones frecuentes con su padre ya que constantemente le buscaba pretendientes e intentaba casarla a la fuerza, desembocando en que su actitud fuera más feroz cuando de hombres se trataba. La única persona con la que Yin podía bajar la guardia era con su hermano menor, ya que solían ser muy unidos.

Por diversos asuntos familiares, Yin termino ingresando a la académica y su actitud feroz se volvió más frecuente y aquellos que la retaban a un duelo como mínimo salían con ambas piernas fracturadas, esto la hizo destacar de entre sus compañeros por sus continúas peleas que muchas terminaban con un final no tan agradable para sus contrincantes y mostrando a una Yin bastante inteligente y calculadora que no permite que sus rivales la pongan en una situación desventajosa aun cuando no posee un cuerpo muy prominente. Si bien su estancia en la academia fue realmente corta y de poca importancia para élla, puesto a que solo estaba allí por Wú y para encontrar a cierto shinigami. Un día su pequeña popularidad y buenas calificaciones le rindieron sus frutos con una invitación para formar parte de la Séptima División como su teniente. Una vez allí sus nuevos compañeros ya habían escuchado de ella y su poca tolerancia, esa misma tarde se citó a Yin para una reunión con el Capitán , y al verlo llegar a la sala en la que se realizaría la reunión, esta se paró frenéticamente de su asiento y gritó ¡¡Te encontré!!, esta reacción poco usual en Yin hizo que su futuro capitán tuviera una rara primera impresión de ella.

Ya como teniente, Yin es muy dedicada a su trabajo tanto haciendo papeleo como trabajo de campo, tratando en lo posible de ocultar sus gustos particulares y no arruinar la imagen de su capitán y la división, proponiendole al mismo hacer que se cumplan las tareas asignadas y guiando arduos entrenamientos.

Si bien Yin sabe aparentar bien, la realidad es completamente distinta a puertas cerradas, ya que a la teniente le apasiona lo que en la tierra llaman como travestismo, y no solo eso sino que le gusta salir con sus cambios de ropa a coquetear con las jóvenes de las distintas divisiones. En sus palabras ella expresa que no lo hace con la intención de enamorar a nadie sino por el mero gusto de poder ser más que la una simple teniente gruñona y sentirse más libre respecto a como actuar o vestir, a raíz de esto corre un rumor en todo el Gotei 13 sobre un muchacho de la Séptima División que tiene cierto parecido con el capitán Shìzǔ solo que mas carismático y bajito.

Muchas veces ambas personalidades entran en conflicto, hasta el punto en que Yin empezó a referirse como Dé wēi a su parte masculina, produciendo que en sus discusiones mentales ambas partes den sus razones para seguir existiendo, impidiéndole a Yin ser completamente sincera con su capitán y mas luego del pequeño altercado que tuvo con el, aun así ella es firme con sus actitudes y trata de que el se sienta lo menos incomodo posible respecto al tema Dé wēi aun cuando Masao no le reprocho nada.

Historia[]

La familia es la familia[]

Desde pequeños ambos hermanitos, tuvieron una enseñanza estricta Yin siendo instruida para ser una buena mujer y Wú para llevar las financias de la familia para así algún día conseguir una importante esposa, a pesar de los intentos de su madre de mantener a la pequeña Yin al margen, ésta con su carácter rebelde siempre la conseguía hacer enfadar haciendo que los castigos para ella sean algo rutinario. Durante las noches en las que Yin cumplía su castigo, su pequeño hermano se las arreglaba para darle de comer y beber haciendo que su relación se vuelva más cercana y llena de complicidad, de esta manera los años pasaron en los que Yin ya no lidiaba con la frustración de su madre (que a medida que pasaba el tiempo también desapareció de sus vidas) sino con los gritos de su padre, este siendo una persona muy codiciosa que a pesar de contar con muchas comodidades siempre quería más y al tener a sus hijos pretendía enlazarlos con otras familias importantes para siempre mantenerse en lo alto. Muchas veces las discusiones entre Yin y su padre tomaban un rubo violento haciendo que Wú tenga que meterse para evitar que su hermana salga lastimada, llevando a ésta última a paseos para hacer que se despeje y se calme.

La gota que derramo el vaso []

La rutina era algo que Yin odiaba desde lo más profundo, levantarse, desayunar, discutir con su padre, almorzar, seguir peleando con él, jugar partidas de Go o Shogui para deshacerse de los hombres que venían a pedir su mano, cenar y dormir. Ésta última siendo su favorita ya que había noches en las que ella y su hermano salían a ver las estrellas y charlar sobre cualquier cosa, aunque Wú fuera una persona de pocas palabras siempre escuchaba gustoso las ocurrencias de su hermana haciéndolo divagar e imaginar lo que sería si su familia fuera otra. 

Esa mañana durante el desayuno, el padre de Yin le dijo que otro hombre iría esa tarde para retarla a un juego de Go, está por primera vez lo ignoró y continuó tranquilamente tomando su desayuno, esto provocó la ira de su padre que tomándola por los cabellos la amenazó diciéndole que si no se casaba la desheredaría y al no oír respuesta su padre intentó abofetearla, Yin ni lenta ni perezosa tomó el cuchillo para untar la mermelada clavándolo y atravesando la mano de su padre haciendo que este la suelte, mientras las sirvientas atendían a su padre, Yin salió tranquilamente de la habitación para ir directo a contarle a su hermano lo sucedido.

Ésta le comunicó a su hermano que saldría invitándolo a que la acompañe este se negó ya que él se encargaría de tranquilizar a su padre y además se haría cargo del invitado, Yin con una sonrisa asintió tomó un abrigo y se retiró del recinto, durante la caminata paró un par de veces en lugares de comida para degustar dulces y beber té

Yin al ver la situación del shinigami

con tranquilidad pensando si lo que le hizo a su padre realmente tendría que haber sido así llegando a la conclusión de que para evitar problemas a su hermano debería disculparse. Estaba atardeciendo y mientras caminaba, pensaba si el invitado indeseado ya se habría ido de su casa cuando al doblar por una esquina se encontró con una escena particular, un shinigami le estaba entregando parte de su uniforme a un vagabundo, esta situación dejó algo perpleja a Yin que por alguna razón aun cuando el shinigami se había retirado de la escena ella se quedó hasta el anochecer a ver si este volvía por su abrigo y al verlo de nuevo y poder ver su expresión confusa, dio la vuelta para volver a su casa con una decisión que cambiaría sus días rutinarios. 

No es un adiós, es un hasta pronto []

Cuando Yin llegó a su casa su hermano estaba cenando solo, que al verla entusiasmada le pregunto qué paso, ella le contó lo sucedido durante su caminata y le dijo alegremente que durante el regreso a casa pensó que la mejor manera de evitar cosas como las de esa mañana sería bueno que se fuera a la Academia Shinō para ser shinigami y de esta manera conseguir los suficientes recursos para que no solo ella pudiera vivir bien sino para que el la acompañe, este con su cara llena de dudas miró por un momento a su gemela que por primera vez parecía genuinamente motivada por la idea y si bien estaba completamente asustado apoyó la opinión de su hermana, ambos estaban agotados de la convivencia con su padre y más de una vez fantasearon con la idea de dividir la familia para que así ellos pudieran decidir de qué manera vivir. 

Si bien Yin estaba feliz por la propuesta, Wú se hacia una idea de lo que su hermana mayor tendría que pasar para poder cumplir su sueño y si bien estaba cansado de los maltratos de su padre este decidió quedarse con él, Yin al oír la decisión de su hermano supo que no lo haría cambiar de parecer, ambos saldrían adelante a su manera pero lo que más le dolía a Yin era tener que separarse su pequeño hermano, ambos se conocían lo suficiente para saber que se extrañarían y con lágrimas en los ojos Yin le juro que haría lo necesario para sacarlo cuanto antes de ese lugar, por segunda vez, Wú vio a su hermana llorar, este la abrazo y le dijo que estaría bien que esperaría lo necesario ya que el futuro próspero que se imaginaron para la familia Lìhuá no se construiría de un día para el otro y aun con lágrimas rodando por sus mejillas, Yin tomó su pequeño equipaje y partió para la academia.

Relaciones[]

Wú Lìhuá[]

Los hermanos comparten una relación estrecha llena de complicidad, no solo por el hecho de que él es una persona que dice lo justo y lo necesario, sino que desde pequeños demostraban un gran potencial juntos, si bien Yin era la que más generaba líos Wú siempre fue el intermediario no solo para que la situación con su hermana sea mejor sino para que ambas partes consiguieran lo que querían, de esta manera él consiguió que su padre permitiera que los pretendientes de Yin tuvieran que jugar contra ella al Go o al Shogui, ya que según Wú era muy buena en ello, además de que su hermana intimidaba con su manera educada de hablar y conseguía que muchos de sus contrincantes no pudieran llegar a la meta. Wú también fue cómplice de una vez en la que Yin no tenía intenciones de jugar con cierto hombre, ya que cada que la veía lo hacía de una manera inapropiada, haciendo que Wú se disfrace de ella y juegue en su lugar.

Si bien cuando llego el momento de separarse, Wú nunca dejo que su padre lo viera como alguien manipulable, sino que cada día le demostró que todo lo que aprendió fue gracias a su hermana y que su admiración a ella no eran meras tonterías, puesto que le enseño a ser firme en lo que creía y realizar aquellos sueños que anhelaba.

Wú y Yǐn en su nuevo hogar

Pasado el tiempo, cuando Wú volvió a ver a su hermana (esta ya como teniente) se sorprendió del fruto que habían dado aquellas pelas con su padre, una mujer que proyectaba seguridad y que se notaba que confiaba en alguien más que solo en él, esto lo hizo muy feliz y cuando Yin le dio la noticia de que podrían comenzar a hacer su sueño realidad, este ya tenía las maletas preparadas. Ademas durante el proceso, Yin le comento a su hermano que era teniente del shinigami que la había inspirado a ingresar a la academia y que tenía cierta fama de ser gruñona esto último produjo que Wú riera a carcajadas.

Una vez ya en la nueva casa un pequeño despiste de Yin hizo que Wú conociera a Dé wēi, al principio su hermano estaba algo confundido pero al instante supo que era su hermana porque recordó una de sus charlas bajo las estrellas en las que Yin decía que le gustaría de vez en cuando ser un hombre, esto no cambio su perspectiva de ella ya que siempre supo que tenía una lado excéntrico y por el contrario de lo que esperaba Yin este sonrió y le dijo que no tenía que tener vergüenza.

Masao Tōjō[]

Curiosidades[]

  • En el periodo que Yin vivía con sus padres, ella solía llevar el pelo cerca de las rodillas y su hermano Wú la ayudaba a trenzarlo, debido a que su padre solía tirarle del pelo ella decidió cortarlo.
  • La primera vez que Wú vio llorar a su hermana fue cuando su madre intento golpearla con un palo y Wú se interpuso para evitar que la dañara haciendo que el salga herido y como ya de por si la relación entre ellos con su madre estaba bastante delicada esto provoco que cada vez mas se aparte de la familia hasta el punto de que ambos desconocen que le paso.
  • Debido a su estatura muchos la comparan con su capitán que es el doble de alto que ella haciendo que se gane el apodo de gnomo gruñon.
Advertisement